La voz de la naturaleza

Estado emocional y físico van unidos y el contacto con la naturaleza reporta sensaciones y emociones positivas. A corto plazo, los efectos son significativos, con reducciones en la fatiga y el estrés, así como incrementos en la activación, control emocional, estado de ánimo y autoeficacia.

A largo plazo, se observan mejoras en la percepción de la calidad de vida, del crecimiento personal, del sentido de coherencia y de la autoestima, así como una reducción en los niveles de estrés, depresión y soledad.

Un estudio científico vincula el bienestar emocional con la naturaleza.

Hoy se han presentado los resultados del estudio científico del programa «Actívate con la naturaleza», llevado a cabo por el grupo de investigación NAT (Nature-Activity-Therapy), de la Universitat Autònoma de Barcelona, ​​por iniciativa del Área de Promoción de la Salud, Bienestar y Atención de las Personas de Dipsalut, el Organismo de Salud Pública de la Diputación de Girona.


El lince ibérico ha vivido duros años en España. A punto han estado de extinguirse y su reintroducción en determinados ecosistemas de la Península Ibérica ha sido todo un milagro para el ecosistema. Estos felinos no solo han vuelto a la escena de la mejor manera, sino que están desempeñando un papel crucial en la protección de otra de las especies más amenazadas. 

Gracias a la presencia de este felino, también muy estimado en el país, estas aves pueden habitar en algunos de nuestros enclaves.

Se trata de un fenómeno fascinante, de doble carambola, que no muchas veces ocurre. Y es que el lince ibérico protege al urogallo, otras de las especies más amenazadas de nuestro país, evitando que otros depredadores de las principales zonas donde viven terminen con su existencia. 


En 2017, el monte ardió en la Comunidad de Montes de Vincios, al sur de Galicia. En aquella ocasión, el fuego arrasó el 80% del terreno, una de las más graves de las cuatro veces que el fuego lo ha arrasado desde 2013. Fue el punto de partida del proyecto Vincios Vede; una iniciativa local que sirve de ejemplo a cómo el pastoreo es tan preventivo contra los incendios como cualquier otra medida.

Antes de luchar contra las llamas, se puede prevenir el fuego. Eso es lo que hacen los rebaños que comen matorrales y reducen el combustible.

En el citado caso de Galicia, tal y como explica José Taboada, coordinador de la iniciativa, la comunidad empezó regenerando el bosque, reduciendo especies invasoras como el eucalipto, apostando por frondosas y otras especies de árboles de la zona y creando un «monte mosaico». Querían que fuese una fuente de biodiversidad, de aire limpio, pero también mucho más fuerte ante las amenazas. Para ello, necesitaban mantenerlo limpio y nadie mejor para hacerlo que un rebaño.


Salvar vidas a través de la cirugía ya no es algo exclusivo de los humanos. Las hormigas carpinteras de Florida, una especie común de color marrón son capaces de tratar selectivamente las extremidades heridas de sus compañeras de nido, ya sea mediante la limpieza de la herida o la amputación.

La carpintera de Florida es el único caso de amputación sofisticada y sistemática a un individuo por parte de otro de su especie en el reino animal.

En un estudio que acaba de publicar la revista Current Biology, los científicos también han podido demostrar la eficacia de estos «tratamientos», que se adaptan según el tipo de lesión y ayudan a la recuperación.

«Este es literalmente el único caso en el que ocurre una amputación sofisticada y sistemática de un individuo por parte de otro miembro de su especie en el reino animal», apunta Erik Frank, ecólogo del comportamiento de la Universidad de Würzburg y primer autor del estudio.


Desde mediados de junio, decenas de miles de grillos, saltamontes y langostas amenazan 400 hectáreas de cultivos en el valle del Guadalhorce, en Málaga. A principios de mes, en Madrid saltaban las alarmas —que se ‘apagaron’ pronto, eso sí— por una supuesta invasión de polillas que, en realidad, no era tal: estos insectos hicieron un alto en su camino migratorio en la capital, de camino a latitudes más frías. 

Los tan molestos ‘bichos’ tienen una ardua tarea, siempre llevada a cabo entre bambalinas: regulas los ecosistemas. 

Las plagas veraniegas —que no siempre son tal— de insectos varios son un tema recurrente cada vez que empieza la época estival y, sobre todo, las vacaciones. A los artrópodos ya mencionados se les suman los mosquitos tigre o las cucarachas. Pero no son los únicos. 


Tras la octava primavera más cálida del siglo XXI, la Agencia Estatal de Meteorología prevé uno de los veranos más cálidos de los últimos años.

Aunque las lluvias y el frío están caracterizando el paisaje de estos días, y como acaba de apuntar Rubén del Campo, portavoz de la AEMET en rueda de prensa, «el verano no acaba de arrancar» por el paso de una DANA, la transición hacia el verano es inminente, y se anticipa un clima más «normalizado» con la estación para este viernes.

La AEMET pronostica que este verano podría ser más cálido de lo normal en toda España.

Con el inicio del verano programado para mañana a las 22:51, la AEMET pronostica que este verano podría ser más cálido de lo normal en toda España. «En la mayor parte de la Península y en Baleares podría situarse entre el 20 % de los veranos más cálidos registrados tomando como periodo de referencia desde 1993 a 2023″, apunta Del Campo. Las probabilidades de que así ocurra oscilan entre un 50-70% en el tercio norte peninsular y las islas Canarias orientales, y entre un 70-100% en el resto del país.


Hay otra Sierra Nevada que no está en Granada y que esta primavera ha caído por el azote del cambio climático. La cordillera de la capital venezolana de Mérida tenía en 1910 unos 10 kilómetros cuadrados de hielo, repartidos por los picos Bolívar, Bonpland, La Concha, Espejo y Humboldt. Los cuatro primeros desaparecieron con el tiempo, dejando solamente al último en pie. Hasta este año: Venezuela ha pasado a ser el primer país en perder todos sus glaciares de la era moderna.

América del Sur distingue sus glaciares entre patagónicos y tropicales.

Desde 2009, Humboldt fue la única masa helada que se mantuvo, en una pendiente justo debajo del pico Bolívar, el más alto del país. Su altitud lo hizo sobrevivir durante un tiempo, a pesar de situarse cerca del ecuador. Pero en los 70 empezó a retroceder. De los 10 km2 de hielo que tenía la sierra, solo quedaban 0,1 en 2015. En 2024, Humboldt «está estático y reducido a una superficie de 2 hectáreas, y fue degradado de glaciar a campo de hielo», expresó en mayo el climatólogo Maximiliano Herrera a través de X (antes Twitter).


El profesor Stefan Rahmstorf, un peso pesado en el estudio de la AMOC, señala que entre el 35 % y el 45 % de los modelos adelantan la fecha de este problema que tendría consecuencias drásticas para Europa.

Los científicos esperan un gran colapso en 2030: «Quizá deberíamos comenzar a tomarnos en serio lo de nuestra supervivencia».

La circulación de retorno meridional del Atlántico, también conocido por AMOC es un componente regulador del clima de la Tierra de importancia crucial. Una gran cinta transportadora que mueve el agua caliente desde el Golfo de México hacia el Atlántico Norte, donde se enfría. El problema surge cuando este engranaje corre el riesgo de verse alterado de forma significativa.


El Día Mundial de los Océanos nos recuerda anualmente a todos su importante papel en la vida cotidiana cada 8 de junio, y la mirada de los científicos se ha fijado en que estas masas de agua están cambiando de color, afectando a más de la mitad de los mismos.

La observación de los océanos con satélites están descubriendo los cambios de color de sus aguas.

Los océanos cubren más del 70% del planeta, son los pulmones de nuestra tierra, una fuente importante de alimentos y medicinas y una parte fundamental de la biosfera.

Fuentes de oxígeno, producen al menos el 50% del planeta, los océanos albergan la mayor parte de la biodiversidad de la tierra y es la principal fuente de proteínas para más de mil millones de personas en todo el mundo.


Del «qué fresco hace para ser mayo» al «no se puede vivir con este calor». Es la conversación que con toda seguridad haya tenido con algún vecino o compañero de trabajo en estos últimos días. Siempre con el tiempo presente. No es para menos. El calor ha llegado y lo ha hecho por la puerta grande. Y la que nos espera. El cambio climático está provocando que las temperaturas aumenten de manera exponencial y el registro de las últimas décadas da buena cuenta de ello.

El ambientólogo Alberto Vizcaíno advierte de la transmisión de nuevas enfermedades y daños a la agricultura.

Según el informe de la Agencia de Meteorología (Aemet) sobre el estado del clima de España en 2023 que fue presentado ayer, el año pasado fue el segundo más cálido en España desde 1961, solo por detrás de 2022, con 44 récords de días cálidos y ninguno de día frío. Tan solo 2022 fue más cálido. Fue, también, muy seco (el sexto con menos lluvias de toda la serie y el cuarto del siglo XXI).